Sucesos - UN TESTIGO, IMÁGENES Y UNA GORRA

Miércoles 25 de Septiembre de 2019 - 07:47 hs

Julio Cabal: las pistas que permitieron la detención del ahora imputado

En contacto con El Cuarto Poder, la fiscal Ana Laura Gioria enumeró las evidencias que permitieron el arresto de J.C.G de 24 años, y remarcó que "concuerdan entre sí y se corroboran una con otra". 

Actualizado: Miércoles 25 de Septiembre de 2019 - 08:36 hs

El joven de 24 años investigado como autor del homicidio de Julio Oscar Mariano Cabal cometido el 17 de septiembre quedó en prisión preventiva tras una audiencia que se llevó a cabo ayer por la tarde en el subsuelo del edificio de Justicia.

La medida cautelar fue solicitada por la fiscal Ana Laura Gioria e impuesta por el juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Luis Octavio Silva.

El pasado domingo, el joven investigado – cuyas iniciales son JCG – fue imputado por la fiscal Gioria como autor del delito de homicidio doblemente calificado (por ser perpetrado mediante el uso de un arma de fuego y criminis causae) en concurso real con el delito de tentativa de robo calificado (por el empleo de arma de fuego).

En diálogo con El Cuarto Poder, la fiscal enumeró las evidencias que permitieron la detención del imputado y remarcó que "concuerdan entre sí y se corroboran una con otra". 

En primer lugar, explicó que la primera prueba que permitió desandar el hilo investigativo es el testimonio de un testigo que espontáneamente se acercó a la fiscalía a contar lo que vio, y a partir de su relato se pudo encadenar una serie de evidencias. 

El testimonio de esta persona, expresó Gioria, fue muy útil para que la fiscalía pueda enfocarse en una segunda evidencia: el registro fílmico, que se recolectó no sólo de la Central 911 sino también de las cámaras de seguridad de domicilios particulares de la zona que los dueños aportaron con mucha predisposición a la causa. 

Pero además, Gioria remarcó que "la fiscalía está convencida de que la moto en la que se conducía este hombre es la misma que aparece en las cámaras de seguridad": esto se debe a que se trata de una moto de idénticas características en ambos casos. Al momento de su detención, el joven de 24 años se conducía en una moto con el guardabarros trasero roto, sin espejo retrovisor derecho, y una calcomanía pegada en el mismo lugar de la moto en la que se ve huir al sospechoso en las imágenes. 

Por último, una prenda apareció en la escena del hecho y resulta de vital importancia para la causa. Dentro de la fiambrería, apareció una gorra tipo boina con visera a cuadros blanca y negra. "Cuando vemos al masculino por calle Mendoza en dirección al local, lo vemos con un accesorio de ese tipo en la cabeza. En cambio, huyendo por calle Salta ya no lo tiene, con lo cual, obviamente se trata de esa boina que quedó en el local comercial", indicó Gioria. La evidencia colectada indica además que esta persona actuó sola en el hecho, y también sirvió el testimonio de la persona que estaba con la víctima dentro del local.

"Son muchas las coincidencias", sostuvo la fiscal, pero pese a esto, también dijo que hay dos datos que complejizan la investigación. Por un lado, que no pudieron encontrarle ningún tipo de mercadería o pertenencias del local de los Cabal, y por otro, que esta persona habría alterado su fisionomía inmediatamente después de cometer el hecho. 

Antecedentes previos

El muchacho capturado este fin de semana por el crimen de Julio Cabal (h) acumula al menos seis detenciones anteriores por distintos delitos en la ciudad de Santa FeJ.C.G. (24) tiene un derrotero de ingresos a dependencias policiales entre 2017 y 2018 por delitos que van desde intentos de robo, pasando por ataques y amenazas con armas de fuego y episodios de violencia de género.

Sobre los antecedentes previos del imputado, la fiscal informó que en todas las oportunidades se lo identificó dactiloscópicamente, pero sólo en dos de ellas el proceso avanzó y derivó en una suspensión de juicio a prueba. Todo esto, "previsto por la ley, autorizado por la ley, y legitimado por el juez competente", expresó. 

La fiscal concluyó explicando que esto se debe a que "no siempre que a una persona se la identifica dactiloscópicamente después se reúnen las pruebas necesarias para iniciarle una causa en su contra".

 

 


 

Audio: Escuchá la nota completa con la fiscal Ana Laura Gioria

Fuente: LT10

Seguí leyendo