Futbol - Uruguay

Lunes 23 de Noviembre de 2020 - 12:12 hs

El ex-Unión que la rompió frente a Nacional

El volante de Danubio le está muy agradecido a Jorge Giordano, quien lo subió a Primera en Racing, pero el sábado no lo tuvo mucho en cuenta.

Danubio obtuvo el sábado una victoria que mucho esperaba y necesitaba. La explicación al triunfo de los de la franja frente a Nacional estuvo en el dominio de los de la franja en la mitad de la cancha. Allí donde Javier Méndez fue figura. “Veníamos buscando un resultado así. Y no se nos daba aunque hacíamos buenos partidos. Y se nos dio justo frente al que es hoy el mejor equipo del fútbol uruguayo. Tuvimos un rendimiento alto en todas las líneas y eso nos llevó a ganar el partido. Sabíamos que no podíamos dar ni la mínima ventaja. Pegamos en los momentos justos”, analizó Javier desde el hotel Hampton donde el plantel de Danubio sigue en la burbuja debido a los positivos de COVID-19 de Rodrigo Piñeiro y José Luis Rodríguez.

Llegó a Danubio a mitad de año tras estar una temporada y media en Unión de Santa Fe. En el fútbol argentino aprendió mucho y creció, pero cuando recibió el llamado de Leonardo Ramos para incorporarse a Danubio no lo dudó a pesar de la situación del club.

“Danubio es un equipo grande del fútbol uruguayo por más que hoy esté pasando el momento que está pasando. Cuando arrancó la pandemia estaba en Unión y estuve más de tres meses encerrado. Y casi siete sin jugar al fútbol. Ya estaba desesperado. Cuando Leo me llamó me entusiasmó mucho. No dudé ni un segundo. Además, acá ya se estaba jugando y en Argentina seguía muy complicado todo y no se sabía ni cuando se iba a arrancar. Hoy estoy acá contento y feliz, pero no soy conformista y siempre aspiro a un poquito más”, agregó quien nunca había sido dirigido por Ramos pero lo conocía del barrio, dado que ambos son de Colón.

MARADONA. “Hoy me siento muy bien, estoy a días de cumplir los 26 años. Y en Argentina crecí mucho. Me sirvió para aprender mucho y ser un mejor profesional. Me siento muy seguro en la marca, es mi fuerte, pero tengo algunas cositas de las otras. Trato de pulirme y de mejorar. En Unión conocí otro tipo de fútbol y aprendí cosas que acá no veía”, admitió.

“Conocí y enfrenté jugadores que miraba por la tele y viví cosas inolvidables. El fútbol me regaló conocer a Diego Maradona. Tuve la suerte de saludarlo cuando jugamos contra Gimnasia en cancha de ellos y hasta ligué una fotito. No se la pedí, lo fui a saludar, pero justo un fotógrafo la sacó. No lo podía creer”.

CERVECERO. Para fortuna de Méndez, Racing, el equipo en el que se formó y donde jugó hasta cruzar el charco para defender a Unión, está en Segunda. Porque enfrentarlo le resultaría muy duro. “Cuando le tocó descender yo estaba en Argentina y me dolió mucho. Jugué en Racing desde chico y siento un gran cariño por el club que me dio todo. Me formó como persona y como jugador. Hasta hoy tengo amigos en el club. Hoy trato de ver todos los partidos de Racing y me pone muy contento que haya agarrado una linda racha. Ojalá se les de rápidamente el ascenso”.

Justamente, el que lo subió a la Primera de Racing cundo tenía 17 años fue Jorge Giordano, el hoy técnico tricolor. “El sábado lo saludé antes de arrancar el partido porque uno tiene que ser agradecido. Tuve mi primer contrato como profesional con él y esas cosas no se olvidan”, contó. “Seguro que después del partido no se habrá quedado muy contento, pero son cosas que pasan en el fútbol”.

El volante está deseando volver a su casa. “Esta semana nos vuelven a hisopar y si nos da negativo podemos volver a casa. Ya llevamos diez días en el hotel, es medio incómodo por todo lo que está pasando. Sólo salimos para ir al entrenamiento y volvemos. Hay que meterle cabeza. Nos sirve para hacernos más fuertes y sacar esa rebeldía que demostramos frente a Nacional”, relató quien no siente miedo de contagiarse pero quiere regresar a su casa porque extraña a su hijo Thiago de cuatro años. “Trato de cuidarme porque no me quiero perder ninguna práctica ni ningún partido”.

 

Mucho menos el próximo que es frente a Peñarol. “Somos conscientes que solo ganamos un partido, pero no fue cualquiera. Sabemos que tenemos que sumar y jugar todos los partidos como finales. Obvio que ganamos en confianza tras esta victoria. Siempre ganarle a un grande es muy lindo, más en su cancha. Pero tenemos los pies sobre la tierra. El próximo fin de semana tenemos otro rival lindo, duro, es de esos partidos que todo el mundo quiere jugar. Trataremos de volver a hacer un buen partido y sacar otro resultado”.

 

Fuente: ovaciondigital