Futbol - En veremos

Lunes 06 de Julio de 2020 - 12:44 hs

El inédito destino futbolístico que analiza un ex-Colón

Desvinculado de Santamarina, el ex goleador sabalero analiza distintas opciones de cara al futuro

Actualizado: Lunes 06 de Julio de 2020 - 12:45 hs

Tras cumplir la totalidad de su contrato vigente y en muy buenos términos con la dirigencia del club, el goleador balcarceño Fernando Telechea decidió alejarse de Santamarina de Tandil, cerrando su segundo paso por la entidad “aurinegra”, en la cual tuvo muy buenos rendimientos.

Mientras espera una resolución acerca del regreso de la actividad futbolística en el país, comenzó a analizar los futuros pasos de su carrera deportiva. Y entre ellos figura la chance de retornar al fútbol balcarceño, lo cual sería un gran impacto para el deporte local.

“No descarto volver a jugar en Balcarce. Es una de las posibilidades que estoy evaluando. Sobre todo, a partir de la incertidumbre que se vive ante la falta de fechas concretas para el retorno del fútbol, debido a la pandemia del coronavirus. Sería una buena forma de despedirme de la práctica activa de este deporte que amo tanto”, le dijo a LA VANGUARDIA en una nota exclusiva.

 

La salida de Santamarina

Respecto de su desvinculación de la entidad tandilense, expresó: “Veníamos hablando desde hace un tiempo con Pablo (Bosio, el presidente del club), respecto de mi idea de no renovar el vínculo, que se venció este 30 de junio. La verdad es que esta situación ha dejado a los clubes en una posición incómoda desde el punto de vista económico, ya que no saben a ciencia cierta con los recursos que van a contar. Me une un gran cariño con esta institución y no quería sumarle un problema más”.

“Pablo me manifestó que pretendía que me quedara, pero le hice entender también el contratiempo que significa tener que viajar diariamente para entrenar. Por eso, luego de algunas charlas aceptó mi postura”.

Y aclaró: “me voy en muy buenos términos. En este club todos me han tratado siempre muy bien, y no quería terminar de otra manera. Si bien aún tienen alguna deuda conmigo, todo se está arreglando y vamos a llegar a un acuerdo. Con Pablo tenemos una relación muy estrecha de amistad y nos bancamos mutuamente muchas veces (se ríe)”.

Al momento de evaluar su rendimiento en esta segunda etapa en el club, el goleador (cumplió 38 años el pasado 6 de octubre) dijo: “No logramos conformar un equipo tan competitivo como el que tuvimos en 2015 y 2016. Si bien hubo algunas incorporaciones importantes, lamentablemente no logramos amalgamar un equipo. Pasaron tres cuerpos técnicos y eso a veces genera un poco de confusión”.

Vale consignar que, al momento de la interrupción de la actividad, Santamarina marchaba en el penúltimo lugar (puesto 15) de la zona B de la Primera Nacional, con un total de 20 puntos en 20 partidos jugados. Fueron 4 victorias, 8 empates y 8 caídas. Marcó 15 goles y recibió 19.

“Más allá de los números, me sentí bien en el equipo. Para mí Santamarina es como mi segunda casa, y por eso siempre estuve cómodo. Lamentablemente un desgarro me complicó durante unos meses. Con un esquema o con otro, traté de dar siempre lo mejor. Sobre todo, para responderle al hincha de este club, que siempre me bancó”.

 

Pensando en el futuro

Su condición de jugador libre, sumado a la capacidad goleadora que desplegó durante toda su carrera, motivó que dirigentes de algunos clubes hayan contactado a Telechea para interiorizarse de su situación, con la idea de poder sumarlo a sus filas. “Me llamaron de varios clubes del ascenso para saber cómo era mi situación contractual. Y a todos les dije lo mismo: tengo el pase en mi poder y voy a escuchar ofertas. Luego las analizaré detenidamente. Siempre pensando lo mejor para mí y mi familia”.

Y agregó: “Si aparece algo habrá que pensarlo bien. Hoy por hoy la cuestión económica no es prioridad; la seducción tiene que llegar con alguna propuesta atractiva desde el punto de vista deportivo”.

Más adelante expresó: “De todas maneras, hay una realidad que no podemos esconder. Para jugadores como yo, de 38 años, que hace varios meses que no jugamos, no es sencillo proyectar hacia el futuro. Si bien trato de mantenerme en estado, entrenando casi todos los días; no es lo mismo que trabajar en un club, con el resto de un plantel. Hay cuestiones, como el roce y la intensidad, que sólo se logran en ese contexto y no se pueden replicar entrenando solo”. “Pero lo más difícil es la incertidumbre de saber cuándo se volverá a jugar. Eso claramente le juega en contra a los jugadores de mayor edad”.

 

La vuelta a Balcarce

Dentro de las opciones que maneja Telechea está la de retornar al fútbol balcarceño, donde en una de sus últimas apariciones en los torneos locales fue vistiendo la casaca de Unión-Alas Balcarceñas, conformando una temible dupla ofensiva con Juan Carlos Iribarren.

“Sería lindo volver a jugar en Balcarce. Es algo que no descarto. Si bien todo es muy prematuro, podría ser la despedida ideal antes de colgar los botines”, expresó.

Sabida su identificación con Rácing, le preguntamos si esa sería su primera opción. “La verdad es que estoy identificado con Rácing, donde siempre me han hecho sentir muy bien. Pero no tendría problemas en jugar en algún otro equipo. El hincha del fútbol balcarceño ha sido siempre muy bueno conmigo y me ha transmitido su cariño. Llegado el momento, podría decidirme por el lugar donde me pueda sentir más cómodo”, agregó, abriendo el paraguas de las posibilidades para los restantes equipos de la ciudad.

Con relación a su estado físico, el delantero (con paso por Aldosivi y Alvarado de Mar del Plata, Colón de Santa Fe, Quilmes y Patronato de Paraná, entre otros clubes) indicó que “físicamente estoy muy bien. Salgo a correr casi a diario por la zona del autódromo, donde se pueden hacer muchos de los trabajos de fuerza y velocidad que se realizan cuando estás en competencia. Y lo complemento con tareas de gimnasio. Es lo que hice siempre y lo sigo haciendo porque me gusta y me hace sentir bien. También es una forma de mantener el estado”.

Por último, le preguntamos sobre la posibilidad del retiro de la actividad. “Es algo que se empieza a pensar a medida que va pasando el tiempo. El único que no quiere que deje de jugar es mi viejo (se ríe con ganas), porque le gusta verme en una cancha. Y también mi hija. Dar ese paso es una decisión importante y no hay que equivocarse. Soy consciente que me voy haciendo grande y en algún momento deberé tomar esa determinación”, concluyó.

Fuente: La Vanguardia