Futbol - agónico

Viernes 28 de Febrero de 2020 - 07:10 hs

Independiente convirtió en la última jugada y se clasificó en Brasil

El Rojo no la pasó bien ante Fortaleza, perdía 2 a 0 y en tiempo de descuento apareció Fabricio Bustos para marcar el gol que le permite al equipo de Avellaneda pasar a la siguiente instancia de la Sudamericana.

Actualizado: Viernes 28 de Febrero de 2020 - 07:16 hs

Independiente avanzó este jueves a la segunda fase de la Copa Sudamericana, pese a perder por 2-1 ante un Fortaleza brasileño, que llegó estar clasificado hasta el minuto 93, cuando un gol de Fabricio Busctos, previo desvío de Bruno Melo, le apartó de hacer historia.

El equipo de Avellaneda, que había ganado 1 a 0 en la ida,no tuvo un buen partido pero consiguieron el pase a la próxima ronda gracias al valor doble de los goles anotados a domicilio, y de paso, aparcar su particular crisis de resultados. En su primera participación en un torneo internacional, el cuadro dirigido por el mítico exportero Rogerio Ceni estuvo a punto de sentenciar a todo un siete veces campeón de la Libertadores y dos de la Sudamericana.

Independiente salió a la expectativa por conformismo o incapacidad. El club atraviesa un momento delicado, con su técnico, Lucas Pusineri, cuestionado, retrasos en el pago de los futbolistas y una crisis de juego que hoy quedó patente en Brasil.

En medio de ese letargo, Romarinho conectó con Osvaldo, que entró al área sin oposición y fue derribado por Bustos. El árbitro pitó sin vacilar penalti. Lo transformó el volante Juninho, fuerte y ajustado, imposible para Campaña. El Fortaleza se fue al descanso con un porcentaje de posesión inusitado para un equipo debutante en un torneo internacional: 72,7 %.

Y en la reanudación siguió con el mismo hambre. Osvaldo campaba a sus anchas arrancando desde el flanco izquierdo. El mediapunta de 32 años generó mucho peligro a la defensa del equipo argentino, que no encontraba la forma de pararle.

Independiente mejoró levemente su imagen, presionado por el resultado, aunque con el contragolpe como principal arma. Felipe Alves desbarató un pase de gol de Silvio Romero clarísimo con dos de sus compañeros esperando el remate.

Pero a casi diez minutos para el final, Gabriel Dias encontró solo, en la corona del área, a Marlon, que disparó de primeras para poner el segundo gol en el marcador y certificar la remontada. El rojo estaba casi en la lona, pero apareció Bustos, quien desbordó por la derecha y le regaló una sufrida clasificación al Rey de Copas.

Fuente: diez en deportes