Sucesos - inseguridad

Martes 25 de Junio de 2019 - 12:28 hs

Centenario: actuar rápidamente o naturalizar la violencia cotidiana

Son las dos caras que plantean los vecinos del Fonavi San Jerónimo. Las balaceras son constantes y a cualquier hora del día. Todos saben quienes son, los hechos se repiten y no se puede parar la violencia.

Actualizado: Martes 25 de Junio de 2019 - 14:32 hs

Fonavi. Los hechos de violencia se multiplican.

“Antes nuestros viejos nos mandaban a la despensa. Hoy si no tenés pan a las dos de la tarde, no salís a comprar porque no sabés si volvés”. Así de gráfico es Marcelo, un vecino de barrio San Jerónimo que viven el corazón del Fonavi en un departamento de la manzana 10”.

La situación se volvió insoportable. Los vecinos denuncian una violencia que ya es insostenible dentro del barrio. Las balaceras se repiten a diario y se mezclan con corridas, insultos, ataque de bandas y otros problemas relacionadas a actividades delictivas de un grupo que habitan dentro del barrio y que disputan el poder de acción dentro de la zona. 

Colón: Nano Leiva, tiros y puntazos en la disputa del poder de la barra sabalera

Es importante aclarar que se trata de un porcentaje minúsculo de los habitantes del Fonavi.  El grueso de los vecinos los padece y viven en una constante incertidumbre de lo que puede llegar a ocurrir en el momento que deciden salir de su casa.

Marcos vive en la Manzana 3 desde que nació. Tiene 30 años y todos los días sale de su casa, se pone los auriculares y encara para su trabajo.  Es claro y contundente a la hora de explicar lo que ocurre en el Fonavi: “Después de que se hizo la "puesta en valor" del barrio (que se pintaron y acondicionaron todas las manzanas y se iluminó todo en general, las cosas estaban más tranquilas” Y siguió: “La gente comenzó a quedarse hasta más tarde los fines de semana; los chicos andando en bici o jugando a la pelota a la noche dentro de la manzana dejó de ser una vista inusual”. 

Marcos une a la mayor cantidad de las situaciones de violencia con los partidos de fútbol.

Tiroteos en Centenario: garantizan el dictado de clases y la copa de leche

“Cuando hay partido acá se llena de “malandras”. Con la localía de Colón (habla de barras y no del equipo del cuál afirma ser hincha) vienen aparejadas una yunta de voluntades de otros barrios para reunirse en ese lugar, y es en esas juntadas, en las que comenzaron a ocurrir los intercambios y los encontronazos.

Dos muertes dentro del Fonavi

Marcos recuerda dos hechos que terminaron con personas fallecidas y que tenían una relación directa con la barra de Colòn. El primero es la muerte de Came Ríos, uno de los integrantes de la banda dentro de una de las manzanas dentro del Fonavi. Ese  fue uno de los eventos más fuertes que se dio en el barrio que, a la vez, ponía un sello claro de inseguridad que no se iba a poder borrar con el tiempo.

Por otro lado el asesinato de Ivan Parra. Fue ultimado en 2015 tras pasar la noche con un grupo de amigos. Según quedó demostrado en el juicio, uno de ellos se enojó con Iván porque no quiso salir en una foto con él. El ofendido Oscar García, alias “escalera” se retiró del lugar y al ratito volvió y mandó a llamar a Iván “para hablar”. Cuando el joven estaba bajando la escalera fue recibido con un balazo que lo hirió en la ingle y se desangró hasta fallecer. Escalera huyó del lugar a bordo de una motocicleta.

“Lo que pasó con el Parra fue el otro evento que sacudió el barrio, acá enfrente de la plaza, donde se presumió también un ajuste de cuentas entre hinchas”.

El vecino afirma que en los dos últimos meses comenzaron a escucharse tiros “a cualquier hora, entre las 5 de la tarde y las 5 de la mañana, donde hay gente ya circulando, yendo a trabajar, o pibes jugando”.

Interna de la barra de Colón: amenazan y agreden al móvil de LITUS

Con respecto a las autoridades y la policía, Marcos explica que “la policía transita, circula, hace presencia desde los coches, patrulla despacio, pero el malandraje camina entre manzanas y se mueve en los horarios en los que saben que la policía no anda”.

Además dijo que “no se meten” y “si bien están, es una cuestión nominal de presencia porque no hacen nada para parar la locura. Saben quiénes son, lo que hacen pero no se los detiene”, finalizó Marcos.

Actuar o naturalizar

“Al vecino le quedan dos posibilidades: o salimos todos juntos a enfrentar a esta ola de violencia y exigir al gobierno que haga lo que tiene que hacer o lo naturalizamos y nos resignamos”, cuenta  José Cettour, presidente de la vecinal Centenario.

“Los vecinos están naturalizando la violencia debido a la falta de respuestas. Los chicos desde siempre saben que viven en un lugar violento. Hoy escuché que no hubo clases a la mañana por la violencia en el barrio. Eso conlleva otro problema. Los padres no pueden mandar sus hijos a la escuela y no pueden ir al trabajo. En la mayoría de los casos no pueden pedir faltar a su laburo porque hacen changas y el pan se gana día a día. Es una situación complicada”, dijo Cettour.

 

Por otro lado, otro punto importante es la participación (o no) de los gobiernos en la seguridad del barrio. “Creo que los políticos después de las elecciones se tomaron unas vacaciones post eleccionarias. Acá no vino nadie después de las elecciones y los problemas son cada vez más graves”, explicó el vecinalista.

Para finalizar Cettour dijo que “desde la vecinal siempre se intenta poner voluntarismo a la situación que se vive en el barrio”, pero explican que es “cada vez más difícil y se están tendiendo redes entre diferentes instituciones para hacer un pedido al ministerio de Seguridad que sea más fuerte y se pueda avanzar en el tema”.

“El gobierno tiene que garantizar seguridad y educación y no lo está haciendo. Por estos momentos son los vecinos los que deciden juntarse para ver qué acciones tomar para poder parar la violencia”, finalizó.

 

Audio: José Cettour- vecinalista de barrio Centenario

Fuente: LT10