Interés General - SOLIDARIDAD

Martes 11 de Junio de 2019 - 17:47 hs

Hacen ponchos para perros callejeros

Se trata de un grupo de 8 mujeres que confeccionan ponchos para perros callejeros con donaciones de telas.

Actualizado: Martes 11 de Junio de 2019 - 18:14 hs

El cuidado de los animales callejeros se ha convertido en una lucha para muchas personas en la ciudad de Santa Fe, y el proteccionismo cada vez suma más adeptos. 

Este es el caso de 8 mujeres que confeccionan "ponchitos" para perros callejeros en sus ratos libres. Las voluntarias utilizan su tiempo libre para crear abrigos a partir de donaciones de la gente.

Las proteccionistas, que realizan esta tarea desde 2018, ya llevan más de 800 ponchos entregados en el centro de la ciudad, en Las Flores, en Santa Rosa y también llegaron a las ciudad de Crespo, a través de otro voluntario, que les manda tela polar que ellas cambian por "ponchitos" para los más de 100 perros callejeros de dicha ciudad.

Como colaborar

Para poder colaborar con "Un poncho para un callejerito", quienes deseen, pueden acercarse a la Joyería el Rubí o al Hospital Iturraspe y preguntar por Macarena Luna, una de las voluntaria que allí trabaja.

Las emprendedoras no se quedan solo en la recepción de la tela para confeccionar los ponchos. Para quienes realizan donaciones, la ONG organiza un curso de RCP gratuito el día 22 de junio a las 9 de la mañana a cargo del Dr. José Carlos Sastre. Será en el Club Náutico "El Quillá" y se entregaran certificados. En vez de pagar se pide que colabora con polar y botones para poder seguir fabricando ponchitos.

Finalmente, las voluntarias invitaron a contactarlas a quien quiera colaborar. En el Facebook "Un poncho para un callejerito" se pueden solicitar ponchos para los perros de tubarrio, así como tambien colaborar con tela para la confección de los mismos. Por último pidieron que quienes pidan abrigo para los perros de su barrio tengan los cuidados necesarios: sacarles los abrigos los días de lluvia o los días de mucho calor.

Audio: Escuchá la palabra de Macarena Luna, una de las voluntarias.

Fuente: LT10