Futbol - Colombia

Jueves 06 de Octubre de 2022 - 10:26 hs

El pedido de ayuda de la exmujer de un delantero de Unión detenido en Italia

Lyda Valenzuela confirmó que han tenido que vender varias de sus propiedades para mantener la defensa de su esposo, pero que los recursos son cada vez menores

Ya se cumplió un año desde que el exfutbolista colombiano Antony de Ávila fue encarcelado en Nápoles, Italia por presuntos vínculos con una banda de narcotráfico en 2001. Ávila se encuentra recluido en una cárcel en las afueras de la ciudad y desde que se encuentra tras las rejas, ha visto su vida convertirse en un infierno.

En conversación con el diario El País, la esposa del exdeportista, Lyda Valenzuela, narró las difíciles condiciones en las que se encuentra no solo Ávila sino toda la familia. En primer lugar, se refirió sobre la situación económica por la que están pasando, especialmente por los recursos necesarios para su defensa:

“Nos tocó reunirnos con la familia en Santa Marta y hemos tenido que vender propiedades para reunir parte de lo que cobra la defensa de Anthony. Aún falta, pero no tenemos de dónde sacar más”

Seguido le envió un indirectazo a aquellas personas que en un principio les extendieron la mano para ayudarlos a salir de la situación, pero que luego desaparecieron conforme pasó el tiempo:

“Me cansé de tocar puertas, de pedirle ayuda a mucha gente, exjugadores que compartieron con Anthony, directivos, entrenadores, hinchas, políticos. Dijeron que nos iban a ayudar, pero nunca más aparecieron. Otros ni contestan el teléfono. Me siento sola. Ese amor que le profesaban a Anthony cuando era jugador y después de su retiro, no lo veo; pero Dios sabe cómo hace sus cosas”.
 

La primera interacción directa que tuvo Antony con el narcotráfico fue cuando estaba con la selección Colombia. En 1997 el combinado nacional recibió al cuadro ecuatoriano por un partido perteneciente a las eliminatorias para el mundial de Francia, en el compromiso Ávila anotó un gol y la sorpresa la entregó al momento de la celebración. Esta se le dedicó a los líderes del cartel de Cali, los famosos narcotraficantes Miguel y Gilberto Rodríguez Orejuela que en esos momentos estaban presos.

‘El Pitufo’ De Ávila, fue 54 veces internacional con Colombia y jugó en Unión de Santa Fe (Argentina), MetroStars (Estados Unidos) y Barcelona (Ecuador) hasta que colgó las botas en 1999.

El exjugador del Barcelona de Guayaquil podría ser condenado a 12 años de prisión por el delito de tráfico internacional de drogas. En Italia recuerdan a Anthony de Ávila como un importante futbolista cafetero que llegó a jugar dos mundiales de fútbol: Estados Unidos 1994 y Francia 1998. Además, trajeron al recuerdo la dedicatoria del delantero al capo del Cartel de Cali, Miguel Rodríguez Orejuela, tras el gol que le marcó a Ecuador, el 20 de julio de 1997 en Metropolitano de Barranquilla.

Cabe señalar hace 21 años el Pitufo hizo parte de una investigación que llevó a la desarticulación de un grupo delictivo que importaba grandes cantidades de estupefaciente desde Países Bajos y luego eran revendidas a organizaciones criminales. En aquella ocasión el futbolista estuvo encarcelado por unas semanas, pero ante la falta de pruebas que lo ligaban al caso fue dejado en libertad, por lo que el exjugador decidió regresar al país. Tres años después, nuevas pruebas permitieron a las autoridades dictar medidas cautelares en su contra.

Fuente: Infobae