Futbol - Perú

Sábado 27 de Noviembre de 2021 - 10:57 hs

La increíble anécdota de Jayo para recordar su golazo a River

El exvolante central recordó el tanto que le convirtió al Millonario, en la victoria que logró Unión en 2001 en el Monumental.

¡Mi gente! ¡Ustedes! ‘Cuto’ Guadalupe reportándonse para ‘La fe de Cuto’. Los que vieron los clásicos del fútbol peruano entre Club Alianza Lima y Universitario de Deportes, esos de fines de los noventas y comienzos de este siglo, deben recordar también los momentos tensos, los bravos. Y en muchos de ellos hubo dos grandes protagonistas: este pechito en los cremas y Juan José Jayo Legario en los íntimos.

Las luchas no solo eran en jugadas, sino de boca, con palabras de alto calibre. Por ejemplo, Jayo me dijo desde “toro... por los cuernos” hasta... mejor vean la entrevista.

Sin embargo, todo eso quedaba en la cancha, afuera éramos amigos y ahora lo seguimos siendo. Nos reímos de esos momentos, de lo que vivimos cuando jugábamos fútbol y dejábamos todo en la cancha.

Para mí es un gusto, un gustazo, que Jayo haya aceptado esta entrevista. Va para los amigos aliancistas, en ‘La fe de Cuto’ los invitados son de todos los equipos.

La idea de mi programa es que todos los viernes mi gente, ustedes, conozcan el lado oculto del futbolista, el lado humano, la vida y milagros de todos los que alguna vez nos ganamos la vida pateando una pelota. ¡Comencemos, mi gente!

Bien, hoy tengo la oportunidad de entrevistar a Juan José Jayo luego de varias veces que nos hemos enfrentado. Ahora estamos frente a frente pero para una entrevista.

¡Qué bonito! Gracias hermano por este preámbulo de verdad, ya me estaba asustando. Jajaja.

Tranquilo, aquí recién estamos calentando motores.

Agradecerte por la invitación y acá dispuesto a responder todo, agradecido de compartir un rato contigo, feliz de estar aquí y, bueno, feliz de que te vaya muy bien.

Mi hermano gracias, es maravilloso y lo lindo es que la pelotita nos puso como rivales en distintas instituciones importantes. en Alianza y Universitario, hemos pasado cuántas broncas también, pero creo yo que vamos a seguir conversando, pero lo importante es lo que queda, después cuando uno termina la carrera, uno tiene la oportunidad de conversar de vernos y que haya ese respeto.

Hemos sido colegas, futbolísticamente hablando. Cada uno ha defendido su camiseta, como se dice, a muerte dando siempre lo mejor de cada uno, pero lo lindo es que queda lo que sucedió dentro del campo de juego, donde se jugaba y nos sacábamos los ojos, jajaja.

Acá todos los entrevistados cuentan cosas que normalmente no estamos acostumbrados a escuchar, todo va fluyendo y creo que la gente también quiere conocer ese lado humano que tenemos nosotros.

Sí, sí, claro.

Tu historio es casi similar a la mía, tú vienes también de una familia bastante humilde.

Me ha tocado trabajar desde muy chico, son cosas que la gente no sabe y a veces uno no cuenta porque, bueno, no se da la posibilidad de contar su vida. Pero a mí me tocó trabajar, en un momento difícil para poder aportar algo en la casa, mi padre se quedó un tiempo sin trabajo y son cosas que nadie sabe, por eso digo siempre, uno dice que las cosas que uno gana a veces le ha costado el doble a uno. Siempre hay que apreciar y dar gracias a Dios por lo que hoy día uno tiene y lo que hoy día uno le puede dar a sus hijos, a su familia.

¿Cómo fue tu infancia?

Uno trata de no tocar a veces cosas que a uno le ha pasado, de muy chico he tenido una infancia difícil, nada ha sido fácil. Siempre a nosotros nos ha costado el doble poder lograr las cosas.

JUAN JAYO Y ALIANZA LIMA: UNA LINDA CASUALIDAD

¿Cómo llegas a Alianza Lima?

A los 13 a 14 años, pero llegué por casualidad de la vida. Yo vivía en Barranco y un tiempo nos fuimos a vivir por Independencia porque le quedaba más cerca al trabajo de mi papá. Me venía de Independencia hasta Barranco con la ruta de la 73, como hora y media. Iba en turno tarde al colegio José María Eguren. Menos mal salía como a las 11:00 de la mañana y regresaba a mi casa como a las 8:00 de la noche. Yo no quería cambiarme de colegio, estudiaba en Barranco, y por esa casualidad de la vida un primo que vive por allá me invita a un equipo y me dice que iremos a jugar contra los juveniles de Alianza Lima.

Así empieza tu historia.

Supuestamente íbamos a jugar contra menores de Alianza Lima, pero al final veo entrar a Teófilo Cubillas a la cabeza, Félix Suárez, Andrés Zegarra. “¿Vamos a jugar contra los juveniles?”, le digo a mi primo y él nos dice que los chicos se habían ido a un partido amistoso.

¡Dios santo! ¡Con puro crack!

A Teófilo (Cubillas) lo había visto en los mundiales por televisión, uno nunca espera ver a su ídolo, eres hincha del club y lo miras al gran representante del club como Teófilo Cubillas. Yoy y lo saludo a Teófilo y le preguntaba qué tal los mundiales. Y antes de jugar, mi primo nos dice “oye, guarda con los tíos, vamos a respetarlos”... y todo eso para que nos ganen 8-3. Jajaja. ¡Nunca le quitamos la pelota! Si la tocaban, imagínate la calidad que tenían. Al final del partido el ‘Cholo’ Castillo me pregunta si era familia de Teódulo Legario [fue arquero de Alianza Lima en los cuarentas y cincuentas] y le dije que sí, que era el primo hermano de mi abuelo. Y luego me pregunta si quería ir el lunes a Matute para entrenar.

¡Fue al toque nomás!

Y la anécdota que viene es que voy el día lunes, desde Independencia a La Victoria, tuve que tomar como dos carros para llegar, y tras caminar como 5 cuadras llegué a Matute. Dije mi apellido y me dicen que tengo que ir por otra puerta, di toda la vuelta al estadio y nunca pude entrar. El primer día que fui ya no quise saber nada, me regresé a mi casa llorando.

Qué tal momento.

Pasaron los días y mi primo, que jugaba en los juveniles, en la categoría de ‘Ñol’ Solano, me dice que el profesor preguntó por mí, que por qué no había ido entrenar. Le dije fui y que no me dejaron pasar, al día siguiente mi primo me cuenta que el Cholo Castillo se había olvidado de dejar mi nombre. Al otro día fui y me mandaron a jugar con la categoría 70, yo soy categoría 73. Así empezó mi historia con Alianza Lima.

Mi hermano, ¿el mejor gol de tu carrera?

Por la importancia y por lo vivido, mi gol ante Chile contra Chile. Por la coyuntura y porque era Eliminatorias del clásico rival.

¿Cuáles crees tú que son los mejores jugadores que has enfrentado?

Cuando me tocó marcar a Juan Román Riquelme. No se le podía quitar la pelota. No era rápido, era un jugador trotón aunque de trancos largos, pero después quitarle la pelota era imposible, no sé qué hacía para cubrirla. Después Aimar.

Cuando llegas a España…

En el Real Madrid estaban todos los galácticos. Tenía que marcar a Beckham, Raúl, Figo en el Real Madrid. En el Barcelona estaban Kluivert, Guardiola, los hermanos De Boer.

Jugando por Unión le haces un golazo a River desde la media cancha.

Eso sucedió justo después del gol que le hago a Chile por las Eliminatorias.

¡Fue seguido!

Cuando regresó a Argentina, luego de jugar las Eliminatorias, mi entrenador Nery Pumpido me dice que cuándo voy a hacer un gol así con Unión, que le habían dicho que yo hacía goles en Alianza Lima, en la selección, pero nada en Argentina. Y le dije, sin saber que íbamos a enfrentar a River, que el fin de semana tendría su gol. Es más me dice para apostar un asado para todo el equipo. Luego me entero que el rival era River y venían invictos. Bueno, ganamos el partido y me salió un golazo.

Veo ese video de tu gol y es impresionante.

Unos años después viene a Lima Independiente de Avellaneda, para jugar en la presentación de Alianza Lima, y me quedé conversando con un excompañero que en ese momento jugaba en Independiente y se acerca el técnico Rubén Américo ‘Tolo’ Gallego. Me dice “vos son el que nos cagó porque si nosotros seguíamos invictos teníamos como 50 palos adentro”. El ‘Tolo’ era el entrenador de ese River que le ganamos y acabamos con su invicto y su gran premio.

Fuente: trome