Basquet - Básquet

Jueves 09 de Julio de 2020 - 14:40 hs

Copa Santa Fe, un torneo tradicional en el básquetbol provincial

Los equipos de toda la Bota disputan el título de campeón en la provincia y el ascenso en la categoría inferior año a año, en lo que ya se convirtió una tradición del bñasquetbol santafesino.

Copa de Campeones, Copa de Oro, Federativo C, Liga Provincial, Copa Santa Fe. El nombre puede cambiar, los clubes también, pero la esencia no. Son los equipos de toda la Bota disputando el título de campeón de la provincia y el ascenso a una categoría superior. En las últimas temporadas, la plaza o las plazas directas al Torneo Federal, porque se lo ganó gracias al nivel de organización y de competencia y lo refrendaron en la cancha aquellos que subieron de categoría. Obviamente que quedan en la retina los festejos, las definiciones y los elencos que trascienden, pero la actual Copa Santa Fe es mucho más que un ascenso o que una final. Las razones de la importante de un torneo y las opiniones de los protagonistas.

Copa de Campeones, Copa de Oro, Federativo C, Liga Provincial, Copa Santa Fe. El nombre puede cambiar, los clubes también, pero la esencia no. Son los equipos de toda la Bota disputando el título de campeón de la provincia y el ascenso a una categoría superior. En las últimas temporadas, la plaza o las plazas directas al Torneo Federal, porque se lo ganó gracias al nivel de organización y de competencia y lo refrendaron en la cancha aquellos que subieron de categoría.

Obviamente que quedan en la retina los festejos, las definiciones y los elencos que trascienden, pero la actual Copa Santa Fe es mucho más que un ascenso o que una final.

Es que es el escenario en el que aparecen los jóvenes jugadores que luego nutrirán a los equipos de Liga o incluso a los seleccionados. Algunos se van muy jóvenes como Cáffaro, Valinotti, Franco, Lugli o Eydallín (entre tantísimos otros),  otros llegan a descollar como Gallegos, Luchi, Cosolito, Torresi (entre muchísimos más) pero todos reconocen el aprendizaje de una categoría que tiene buena parte de lo que encontrarán más arriba.

Pero también es el portal de despedida para leyendas que eligen enseñar en sus últimas temporadas, estar cerca de los afectos pero seguir compitiendo, brindando ejemplos y nutriendo de jerarquía al certamen, como Zanocco, Pollo López, Salles o Storani (entre muchos ejemplos).

Es el lugar de refundación para históricos del básquet de Santa Fe, que recomienzan su camino, como alguna vez fueron Unión de Santa Fe, Santa Paula de Gálvez o Sport Cañadense. No hay espacio para la vergüenza, sólo lugar para tomar impulso y llegar más alto.   

Es la chance para que el elenco que apuesta a sus pibes pueda competir con el que le mete presupuesto alto al deseo y en el que el norte es igual que el sur y el este que el oeste.

Y es terreno de los DT estudiosos y de los motivadores, de los que hacen escuela desde su veteranía y de los que recién salen de la escuela.

Y fue también el lugar para las mujeres, que tuvieron su primera edición, que encontraron el inicio de un camino hacia un reconocimiento mayor y la equiparación de esfuerzos y derechos en un certamen que salió redondo.

La Copa Santa Fe es todo eso. Y más.

 

Los protagonistas y sus opiniones

 

“La Copa Santa Fe de básquet le ha dado una relevancia absoluta a cada ciudad o localidad donde ha pasado. El sentido de pertenencia se ha puesto en valor, más la promoción de jóvenes valores locales hacen un combo insuperable de promoción de este hermoso deporte. No imagino un año sin esta competencia en esta provincia tan basquetbolera”, explica Marcelo Theiler, periodista de Canal 4 Cable Imagen San Cristóbal y del Semanario El Departamental. Lo siente, lo vive, lo relata semana a semana.

Y el sentimiento se replica también en el rectángulo, como lo cuente Rodrigo Gallegos, hoy base de la Liga Nacional A, de última campaña en Olímpico de La Banda: “La Copa Santa Fe desde mi punto de vista es muy importante para seguir creciendo a nivel básquet y en la competencia ya que se proyectan jugadores jóvenes y le da un roce distinto, aparte esta bueno el torneo y muy competitivo”.

Es similar la mirada de la dirigencia, obviamente también preocupada por el bolsillo y el gran esfuerzo a realizar. “Para un club como es Rivadavia, humilde, de barrio, poder jugar una Liga Provincial es fundamental; darle la posibilidad de desarrollo a las inferiores elevando la calidad y potenciando el incentivo a los chicos a crecer. 

Desde ese punto de vista siempre se han realizado todos los esfuerzos para la participación en la misma, pero el esfuerzo económico es muy grande.  Desde la creación de la Copa Santa Fe nos alivió muchísimo, con el apoyo del gobierno teníamos contemplado los gastos logísticos y de apertura en su mayoría, por lo que el esfuerzo se concentraba en la parte humana que demanda la participación”, cuenta Guillermo Poloni, quien agrega: “Así la conformación del plantel con el grueso de los jugadores de la cantera, más algunos que se suman por la participación misma, hacía factible que nos mantuviéramos en una hermosa competencia”.

Más allá de las estadísticas en vivo, de los streaming para seguir la acción, la radio es fiel compañera del torneo, en ese grito de triple en cada noche de viernes. Y una de esas voces es la del Flaco José María Osella, de LT23 de San Genaro, quien le pone emoción a sus palabras y a su opinión: “En cada una de las zonas de la provincia la participación en la Liga Provincial o Copa Santa Fe le abrió las puertas a jugadores, especialmente jóvenes, de adentrarse en una categoría que lo tiene todo, dar el salto de nivel y poder jugar y competir contra jugadores de gran experiencia. También directores técnicos y preparadores físicos dieron ese salto y dirigentes hicieron crecer a sus instituciones.

Como periodista, me permitió conocer ciudades, conversar con jugadores y vivir experiencias. La Copa Santa Fe tiene que segur creciendo, es el legado que nos dejaron las glorias de nuestro básquet”.

“La Copa Santa Fe es muy buena, muy competitiva. A los jugadores les abre muchas puertas porque es muy vista por entrenadores de categorías superiores y al club también porque genera en los más chicos algo diferente y atrae mucha gente. Además de que está muy bien organizada hay estadísticas, vídeos y en algunos casos es televisada en la provincia. Ojalá siga manteniendo un buen nivel el torneo y los clubes sean apoyados, porque sin ese apoyo se hace cuesta arriba todo”, indica Matías Galligani, uno de los grandes protagonistas de temporadas pasadas que también tuvo la chance de dar el salto de categoría.
 

Fuente: FEBA