Interés General - Narcotráfico

Viernes 15 de Septiembre de 2017 - 14:54 hs

Actualizado: Sábado 16 de Septiembre de 2017 - 10:45 hs

Mulas en aeropuertos argentinos

Los datos oficiales evidencian un aumento en las detenciones de mulas locales. Esta modalidad de transporte de drogas es tan usual que hay una “unidad de encapsulados” en el hospital de Ezeiza. Video con detenciones.

  • Aeropuerto de Ezeiza

En el primer semestre de 2017, once mulas “ingestadas” fueron detenidas en los aeropuertos internacionales del país. En 2016, la cifra fue de 23 personas capturadas por llevar droga en su cuerpo (estómago, el intestino, la vagina o en el ano). Así consta en los datos suministrados por la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) a Perfil

 

¿Qué son las mulas y cómo actúan?

Pero además, en esos 18 meses referenciados se detectó una particularidad con respecto a períodos anteriores: de los 11 arrestados entre enero y junio pasados, 8 eran de origen argentino (y concretamente, mujeres); mientras que de los 23 del año 2016, 9 lo eran. A estos últimos se suman 4 dominicanos, 2 paraguayos, 1 ucraniano, 1 ruso, 1 griego, 1 alemán, 1 turco, 1 estadounidense, 1 colombiano y 1 polaco. 

Las cifras actuales implican un crecimiento de las llamadas “mulas locales” y consecuentemente, una probable mutación en la modalidad de traslado de los estupefacientes: hasta la aparición de estos casos más recientes, el tráfico por ingesta de drogas era más común en ciudadanos centroamericanos. 

 

Estrategias y controles

Las organizaciones narcocriminales se van adaptando a medida que sus “peones” y mecanismos son detectados. Esto dificulta los controles, y a ello se suma otra singularidad: que Argentina no sólo es “un gran importador” sino también “un gran exportador de droga”.

“A diferencia de otros países que controlan sólo a los que entran, nosotros hacemos un control de los que entran y los que salen”, explicó el director nacional de la mencionada Fuerza, Alejandro Itzcovich Griot. 

Por otra parte, entre las mulas que viajan por aire, la cocaína sólida está en extinción, para dar paso a su versión líquida. Ésta es más difícil de detectar por los escáners corporales de los aeropuertos, ya que las cápsulas que la contienen son más largas que las otras, “de aspecto gelatinoso”, sin nudos y normalmente termoselladas, todo lo cual les otorga “la misma densidad que los órganos que las rodean”. De esa forma, “el color que sale en las radiografías es muy parecido”. Sin embargo, para quienes las ingieren “es como tragarse una víbora”. 

Mulas, el eslabón más débil del narcotráfico

En los aeropuertos argentinos han surgido algunos casos, aunque sin dudas el país tristemente líder en esta estrategia es Colombia. 

Como fuere, el problema está instalado y las autoridades lo saben. De hecho, años atrás se creó la Unidad Especial de Encapsulados en el hospital de Ezeiza (cercano al aeropuerto internacional), para atender a las mulas. De 2012 a 2013 fueron atendidas 80 personas, entre ellas mujeres embarazadas, a quienes se les extrajeron en total 640 kilogramos de cocaína en cápsulas. 
 

Miré el video con detenciones de mulas en El Dorado (Colombia), el segundo aeropuerto más grande de Latinoamérica, donde los arrestos por esta problemática se cuentan "por miles".

Fuente: LT10/ Perfil/ National Geographic