Educación - 2017

Martes 26 de Diciembre de 2017 - 17:03 hs

Actualizado: Martes 26 de Diciembre de 2017 - 17:21 hs

Balance del año académico de la UNL

El rector Miguel Irigoyen detalló los avances y logros conseguidos por la Universidad este año. Destacó la ampliación de la oferta académica.

En un balance de la gestión de los últimos ocho años, el rector Miguel Irigoyen destacó el desarrollo planificado de la UNL. Entre otros logros de este proceso, que hasta 2015 encabezó Albor Cantard, destacó la reforma del Estatuto Universitario, el funcionamiento pleno de los órganos de gobierno; y el crecimiento de la Universidad en aspectos clave “para empezar a proyectar la Universidad de los 200 años”.

 Una oferta académica de grado y posgrado atenta a las necesidades de la región, y el incremento de las becas para lograr una mayor inclusión educativa. El crecimiento en metros cuadrados y la nueva infraestructura. La creación de institutos doble dependencia UNL-CONICET, y los resultados obtenidos en materia de extensión, internacionalización y vinculación tecnológica. Son algunos de los logros que menciona el arquitecto Miguel Irigoyen, en un repaso por la gestión que inició como vicerrector junto a Albor Cantard en el año 2010, y que continúa a su cargo desde 2015 como rector.

“En estos casi ocho años trabajamos en consolidar lineamientos que se fueron estableciendo de manera acordada en la UNL, profundizando políticas que estaban en desarrollo, o próximas a implementarse”, dice a la hora del balance, y por eso destaca que se trató de “una gestión entendida como construcción colectiva, más allá de liderazgos personales, donde los distintos sectores hicieron su aporte”.

En esa línea, valoró en particular la implementación del segundo Plan de Desarrollo Institucional “Hacia la Universidad del Centenario” (2010-2019), que marcará también los inicios del período 2018-2022, cuando asuman como rector y vicerrector Enrique Mammarella y Claudio Lizárraga, respectivamente: “La gestión planificada es una fortaleza de la UNL porque la institución puede plantearse lineamientos, más allá de un período de gobierno. El próximo rector y el equipo que lo acompañe van a transitar sus dos primeros años de gobierno con la guía del PDI que ya está en marcha”.

Las innovaciones que introdujo la Reforma del Estatuto de la UNL en 2012, después de un proceso participativo y su discusión en la Asamblea, también son señaladas como signos de madurez institucional: “abrir los estatutos de una institución son decisiones que políticamente generan dudas, expectativas, a veces problemas; pero en la UNL, ese proceso se llevó adelante con amplia participación y como resultado logramos un Estatuto contemporáneo, acorde a nuestro tiempo”. Políticas de género, de accesibilidad, cuidado del medio ambiente, nuevas tecnologías vinculadas a la educación y la inserción en la región fueron algunos de los puntos que se incluyeron en la nueva carta magna.

“La tercera autoevaluación institucional de la UNL y evaluación externa de la CONEAU también son importantes y distinguen a la UNL entre las universidades argentinas. En la vida institucional estos hechos fueron muy importantes para profundizar y mejorar los lineamientos políticos sin grandes rupturas, con acciones novedosas en algunas áreas, impulsos renovados que hicieron crecer a los proyectos en marcha”, agrega el rector.

 

En la región y en el mundo

La proyección regional respondió a “la voluntad institucional por fortalecer la presencia de la UNL en el territorio provincial con una oferta académica adecuada”, como la Licenciatura en Enfermería a partir del convenio con Atilra, en Sunchales; y la tecnicatura en Producción y elaboración de Alimentos, en Reconquista-Avellaneda; Obstetricia, en Rafaela, entre otras. “En estos años –agregó- abrimos la sede Rafaela-Sunchales, en 2013, inauguramos el nuevo edificio del Centro Universitario Reconquista-Avellaneda, y mejoras en el Centro Universitario Gálvez”.

En Internacionalización, el balance también arroja datos significativos: después de dos décadas de trabajo, se observa que en 2006 se movilizaron 148 alumnos y alumnas, mientras que en 2016 fueron 466. Además, un centenar de docentes viajan anualmente al extranjero, y en 2016 se firmaron 44 nuevos convenios con universidades extranjeras. La inauguración de la Casa Internacional de la UNL; y las 12 carreras de doble titulación con universidades en Alemania, Francia, Italia y Brasil, también respaldan la valoración positiva de los logros en esta área de gestión.

“Nos proponemos que nuestros estudiantes y docentes sean ciudadanos del mundo, pero la mirada es siempre desde nuestra ciudad, desde esta región donde construimos nuestra identidad. Hubo equilibrio en el desarrollo de esa doble pertenencia a lo local, concreto, atendiendo problemáticas y necesidades que exigen respuestas creativas, y paralelamente, una presencia cada vez mayor a nivel internacional”, sintetiza Irigoyen.

 

Obras

El rector valoró el manejo eficiente de recursos, que permiten hablar por ejemplo, de numerosas obras de infraestructura que se suman a las mencionadas anteriormente: “En Santa Fe, terminamos el aulario común de Ciudad Universitaria, estamos terminando el anexo a la Facultad de Ciencias Médicas, hicimos la biblioteca de Facultad de Ciencias Económicas, se hicieron importantes inversiones en la Escuela Industrial, en la FIQ. Se construyó el Hotel UNL-ATE y de la mano de eso, se avanza para lograr las residencias universitarias, se mejoraron instalaciones del Predio, y se construyeron edificios de institutos de investigación”. En el mediano plazo, remarcó los avances en el edificio de Información y Comunicación, donde se alojarán LT10, Litus TV, la Dirección de Comunicación y el Cemed. Estamos a punto de comenzar el segundo Aulario Común; y la creación de la nueva Escuela Secundaria con orientación humanística, implicó desarrollar el proyecto para que tenga su edificio propio en poco tiempo”.

 

Académicas, Ciencia y Técnica

Las propuestas académicas también se vieron fortalecidas con la creación de nuevas carreras, se adecuaron los programas de las existentes y atravesaron exitosamente el proceso de acreditación muchas de ellas. En la articulación con el nivel medio, “se fortaleció el Programa de Ingreso, y solo en 2017 visitamos más de 13 mil estudiantes de 5° año de la Región Centro-Norte de la provincia. Vamos a las escuelas de localidades pequeñas, intermedias, grandes, para trabajar sobre la cuestión de los estudios superiores, posibilidades que presenta la UNL, visitando lugares que de otra manera quizás no tendrían este contacto”.

Con una matrícula que se mantiene estable en los últimos años, logrando aproximadamente 8 mil inscriptos por año en las carreras presenciales y unos 5 mil en UNL Virtual; Irigoyen destacó los esfuerzos para garantizar su permanencia: en 2016 se otorgaron 881 becas, un 20 % más que el año anterior; de los cuales 521 fueron renovantes, lo que destaca el rendimiento académico.

El área de Ciencia y Técnica también expone los frutos de un plan estratégico, en sintonía con las metas planteadas por el PDI, desarrollado a partir de “una evaluación rigurosa y honesta de nuestra I+D, como un necesario punto de partida”. En ese camino, se priorizaron áreas de desarrollo relativo menor, y de esta manera los esfuerzos realizados durante décadas en el impulso de las ciencias sociales y humanidades se plasmaron en una política institucional que posibilitó la creación del primer Instituto de Humanidades y Ciencias Sociales de la UNL compartido con el CONICET, a la vez que se crearon las carreras de Doctorado en Humanidades y el Doctorado en Estudios Sociales. El año pasado empezó a concretarse un camino similar en pos de fortalecer la I+D y el posgrado en la FCM.

En cuanto a inversiones, el 75% del financiamiento externo para el mejoramiento de la I+D se invirtió en un equipamiento de porte, el analizador de Carbono, Hidógeno, Oxígeno y Nitrógeno que atiende a un consorcio de facultades e institutos y se encuentra ubicado en la FIQ; y una segunda plataforma analítica, el MALDI TOF que se encuentra en FBCB, se adquirió con fondos provinciales. Sólo esos dos equipos sumaron un equivalente a 9 millones de pesos. “El ranking internacional SCIMago Institutional Ranking (SIR) nos ubicó en el tercer lugar, en el podio de las instituciones de ciencia y técnica de Argentina, detrás de la UBA y CONICET, y 25 en Latinoamérica. Esos hechos ratifican que el rumbo que tomamos es el correcto, nos permitió crecer institucionalmente y fortalecernos en todas las líneas”.

 

La Universidad de los 200 años

A poco tiempo de celebrar el centenario de creación de la UNL, “la idea es empezar a proyectar la Universidad de los 200 años”, anticipa Irigoyen: “nuestro pasado es muy potente, pero lo más importante es que pensemos a futuro porque la educación es construir futuro, y no debemos perder esa capacidad de pensar prospectivamente porque eso también caracteriza a la UNL”. Y señala como ejemplos de esa manera de proyectarse “las políticas para el sector emprendedor, que la UNL viene pensando hace 25 años”, los espacios de reflexión y activismo en materia de género y diversidad sexual, el Programa UNL Verde, la extensión social y la gestión cultural, que hicieron de la UNL un actor clave en la transformación de Santa Fe y la región litoral.

“Empezamos a transitar el centenario con la aprobación del proyecto que declara a la manzana del Rectorado y la FCJS como Monumento Histórico Nacional, que es el broche de oro para un proceso que iniciamos a comienzos del año 2016, con la colaboración de un equipo de especialistas que trabajaron generosamente en la fundamentación. Eso demuestra que no nos equivocamos en la presunción de que el edificio tiene suficientes valores simbólicos, arquitectónicos, históricos para ser considerado y preservado como patrimonio de todos”, finalizó.

 

 

 

 

 

 

 

 

Audio: Escuchá la entrevista complerta a Miguel Irigoyen

Fuente: Prensa UNL/LT10