Economía - Sur

Viernes 14 de Julio de 2017 - 07:16 hs

Actualizado: Viernes 14 de Julio de 2017 - 16:41 hs

Acebal padece la crisis de la industria del calzado

Los fabricantes santafesinos sostienen que están complicados por la importación, el contrabando y la drástica caída del consumo interno. “Nosotros queremos tener ventas genuinas y no tener que recurrir al subsidio del Estado", remarcóel dueño de la fábrica Gato Molina.

  • Ayer, en la plaza de Acebal

En la plaza frente a la Comuna de Acebal se realizó ayer una movilización de la que participaron empresarios y trabajadores de la industria del calzado, quienes denunciaron la caída de las ventas por la baja en el consumo y por las importaciones. Los manifestantes detallaron la aguda crisis del sector, que ya provocó el cierre de dos empresas, y reclamaron a los gobiernos nacional y provincial la asistencia para conservar las fuentes de trabajo y paliar la preocupante situación social que acarrea la crisis del sector.

En Acebal, una localidad ubicada 45 kilómetros al sur de Rosario y de unos 6.000 habitantes, más de la mitad de la población activa trabaja en alrededor de 35 empresas que fabrican calzado. Existe, además, un amplio número de talleres familiares que realizan actividades relacionadas, como lo son el aparado del calzado (coser las piezas de un zapato antes de poner la suela) y la reparación de máquinas para la industria.

Hablan los protagonistas

En diálogo con LT10, Hugo Saldari, propietario de la fábrica de calzado Gato Molina, expresó que “Acebal tiene 35 fábricas de zapatos, zapatillas y ojotas. Hay 350 familias que viven directa e indirectamente de esta industria. Acebal siempre fue un pueblo pujante y alegre de 6000 habitantes. Nuestro pueblo y los que están cerca nuestro, que se dedican a esta industria, estamos padeciendo esta crisis”.

Además, Hugo Saldari agregó que “para que se den cuenta de la situación les cuento un ejemplo. Generalmente, en una exposición de la que siempre participo debería haber vendido 8000 pares y sólo pude vender 1000. Los fabricantes estamos ahogados por esta situación. El principal problema que tenemos es la caída del consumo interno. Obviamente, que la importación y el contrabando nos complican”.

Consultado sobre si es más barato importar zapatos que fabricarlos en el país, el propietario de la fábrica de calzado Gato Molina sostuvo que “la diferencia es costo de la mano de obra en China. Los chinos trabajan por sueldos muy bajos en relación a nuestro país”. 

Sobre el costo de producción que tiene un mocasin clásico, Hugo Saldari contó que “nosotros lo vendemos en 500 pesos y en vidriera termina en 1000 pesos”. 

Finalmente, el propietario de la fábrica de calzado Gato Molina remarcó que “nosotros queremos tener ventas genuinas y no tener que recurrir al subsidio del Estado. Yo les cuento que la cadena de pago ya está afectada; ya comenzar a circular los cheques sin fondo”. 

Contexto

El jefe comunal de Acebal, Daniel Siliano, cuyo abuelo fue el primer fabricante de calzado del pueblo, indicó en diálogo con LaCapital que "esta movida comenzó con una iniciativa de los fabricantes que se reunieron para analizar la situación, después de participar de la exposición del sector realizada en Córdoba donde no se hicieron ventas y el hecho de que los viajantes estaban viniendo sin nuevas ventas".

Señaló que "si bien los fabricantes veían la baja del rubro, tomaron la iniciativa con un objetivo principal que es sostener las fuentes laborales, y para eso visibilizar la situación, donde nosotros desde la Comuna estamos acompañando y dictamos por una ordenanza la emergencia económica del rubro".

En lo que van del año han cerrado las fábricas Pirri y La Huella, pero además hubo despidos, reducción de horarios y los contratos de trabajo no se renuevan. "Esto lo advertimos hace un año atrás cuando lo invitamos al ministro de la Producción Luis Contigiani para decirle lo que estaba comenzando a ocurrir y dónde iba a terminar", recordó.

 

Audio: Hugo Saldari

Fuente: LT10 - La Capital