Ciencia y Tecnología - pobreza

Jueves 01 de Diciembre de 2016 - 09:05 hs

Crearon una app para ayudar a personas en situación de calle

A través de Sindiferencia se puede ubicar en un mapa compartido a quienes no tienen techo para llevarles ropa o un plato de comida

Cada vez que Ariel Kosacoff y Gabriela Wajnerman, dos amigos de 31 años, veían a alguna persona durmiendo en la calle, le acercaban algún plato de comida o un abrigo para intentar alivianar esa terrible pesadilla de vivir en la calle. Hace poco más de un mes, ambos cayeron en la cuenta de que dar un paso más en esa ayuda hacia los demás era posible. Sacando provecho de sus conocimientos tecnológicos crearon la aplicación Sindiferencia, que permite geolocalizar a personas sin techo para asegurarse de que todos los días reciban alguna ayuda por parte de los vecinos. "Es probable que la gente de nuestra generación vea que hay alguien durmiendo en la esquina de su casa cuando se va apurado al trabajo y que a la vuelta, cuando quiera acercarle algo, esa persona ya no esté, entonces queremos ayudar con eso, uniendo esas dos cosas", explica Kosacoff. "Por lo general, las personas se van moviendo y a veces es difícil ubicarlos", dice Gabriela.

Ambos trabajan en la aplicación en sus tiempos libres y no cuentan con ninguna financiación para hacerlo.Cuando el usuario abre la aplicación, automáticamente se encuentra con un mapa de las calles por las que está caminando en ese momento. Luego, símbolos rojos, azules y verdes aparecen en diferentes puntos de la pantalla para geolocalizar a cada persona que estéviviendo en la calle . Rojo, cuando se trate de una mujer, azul, cuando se trate de un hombre y, verde, cuando el afectado sea un grupo familiar. Al presionar sobre ese símbolo, el usuario podrá marcar tres opciones: "Yo ayudé", "yo lo ví" o "no está". Arriba, al lado de cada una de estas opciones figura el número de veces en que alguien ayudó, vió o no vió a esa persona. También se pueden acercar productos de higiene o hasta alimentos para el animal que viva con esa persona.

"Desde que lanzamos Sindiferencia, hace cuatro o cinco semanas, 900 personas ya la descargaron; está disponible para iPhone y Android. Pero lo que más nos importa además de ese número son las 350 personas que ya fueron identificadas y que recibieron ayuda gracias a la aplicación", explica Kosacoff, que es desarrollador independiente de sistemas y aplicaciones y diseñó la aplicación. Junto con Wajnerman trabajan en la aplicación en sus tiempos libres y no cuentan con ninguna financiación para hacerlo.

La aplicación permite geolocalizar a personas en situación de calle. Foto: Sindiferencia

Hasta ahora, identificaron que en la ciudad de Buenos Aires las zonas con mayor cantidad de personas en situación de calle son el Microcentro y Palermo. "Pero no sabemos exactamente si eso se da porque nuestros usuarios suelen trabajar por ahí y viven en Palermo, o si ésta situación es real", agrega Kosacoff. "Esto es solo una muestra", dice Wajnerman. Que suele haber más hombres que mujeres viviendo en la calle también es una realidad que observaron. "Incluso, cuando nos juntamos con una fundación que se ocupa de estos temas, nos dijeron que en la calle mujeres solas no hay porque es muy peligroso, y que incluso los hombres suelen agruparse. Suele haber más adultos o ancianos ", señalaron.

"La aplicación se puede utilizar en todo el país y también en el extranjero. Este fin de semana nos sorprendimos porque nos enteramos que hubo descargas en Estados Unidos, Perú y Ecuador. Ya estamos pensando en traducir la aplicación", contaron.

En la aplicación no figuran nombres ni imágenes de las personas afectadas. "Hablamos con fundaciones sobre si era preferible poner el nombre de la persona y nos dijeron que eso genera empatía, pero no lo hicimos para preservar la identidad de las personas y, además, porque no todos los usuarios se toman el tiempo de hablar con ellos. No obstante, en función de los comentarios que recibimos, estamos pensando reformular la experiencia, por ejemplo con que el mapa sea más intuitivo", concluyeron.

Fuente: la nación