LT10

Jueves 13 de Septiembre de 2012 - 17:16 hs

Actualizado: Lunes 14 de Marzo de 2016 - 18:18 hs

E-learning: la educación del futuro

Investigadores del CONICET estudian esta modalidad, que busca cambiar el paradigma pedagógico tradicional a través de innovaciones tecnológicas.

En el contexto del boom de las nuevas tecnologías, no todo es entretenimiento. La educación virtual o e-learning es una propuesta didáctica que desafía el paradigma tradicional. Su objetivo es acotar cada vez más la distancia entre el contenido, el docente y el proceso de aprendizaje del alumno a través del uso de herramientas virtuales específicas.

Hoy los universitarios estudian y trabajan, incorporaron la tecnología a su vida cotidiana y desarrollaron la capacidad de realizar varias tareas a la vez, hacen largos viajes de una ciudad a la otra, o dentro de ellas, sólo para ir a la universidad. Frente a estos cambios surge el giro educativo hacia la virtualidad, como respuesta a la necesidad de aumentar la oferta de educación superior de calidad a distancia.

Luciana Guido, socióloga e investigadora asistente del CONICET en el Centro de Estudios Urbanos y Regionales (CEUR-CONICET), estudió el proceso de incorporación de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) en universidades argentinas hasta el año 2008. Para ello tuvo en cuenta la creación de campus virtuales en ocho universidades nacionales.

Según explica, la primera universidad en ofrecer títulos de grado de modo virtual fue la Universidad Nacional de Quilmes en el año 1999, pero señala que para el 2008 un 65% de las universidades nacionales argentinas contaban con un entorno virtual.

“Si bien el número de estudiantes presenciales permanece relativamente estable desde el 1999 al 2009, no puede decirse lo mismo de lo virtual”, explica Guido. De acuerdo a las estadísticas del Ministerio de Educación de la Nación consultadas por la investigadora, en 1999 los estudiantes “a distancia” constituyen solo el 0.2% en relación a la matrícula presencial, pero para el año 2005 ya representaban 1.21%.

Gustavo Constantino, investigador adjunto del CONICET, dirige un grupo interdisciplinario que estudia la didáctica de los procesos de enseñanza virtual en el departamento TIC del Centro de Investigaciones en Antropología Filosófica y Cultural (CIAFIC). Junto al especialista en ciencias de la educación, colabora la becaria posdoctral Lourdes Morán, también doctora en el área y Guadalupe Álvarez, doctora en letras e investigadora asistente del CONICET.

“Hoy la educación virtual se está expandiendo en todo el país, sobre todo en las carreras de grado y posgrado, ya que permite acceder a una enseñanza de calidad sin tener que movilizarse constantemente a otra localidad,” señala Morán.

Al hablar de la incidencia en la educación media y primaria, Constantino y su grupo destacan el programa Conectar Igualdad como la iniciativa de mayor impacto en la relación entre educación y tecnología, que contribuye directamente a la alfabetización digital. “Con la llegada de las netbooks a las aulas, las escuelas públicas están a la cabeza ya que han hecho accesible un recurso esencial para la educación del futuro”, asegura.

El nombre “educación virtual” engloba varios modelos de relación entre educación y tecnología: hay experiencias formativas que integran las innovaciones a la didáctica en el aula, otras proponen combinar por igual espacios presenciales y virtuales, y también hay educación a distancia netamente virtual, conocida propiamente como e-learning.

“La incorporación de las nuevas tecnologías permite generar formas de encuentro entre docentes y estudiantes donde la interactividad es el elemento primordial”, señala Guido.

“Es necesario romper con los prejuicios e instalar un modelo educativo diferente centrado en los procesos del alumno, que permita utilizar adecuadamente los recursos disponibles”, destaca Constantino.

Pero, ¿cuáles son estas herramientas innovadoras? ¿Con qué nos encontraríamos en un campus virtual?

Más difundida en el ámbito universitario, la educación virtual utiliza herramientas abiertas disponibles en la web, como redes sociales y plataformas de blogging. Además integra el correo electrónico e incluso se incorpora la búsqueda web como instrumento didáctico.

En los últimos veinte años las universidades han incorporado el campus virtual para los cursos de educación a distancia. Estos sitios web especializados cuentan con las herramientas necesarias para la enseñanza y el aprendizaje, la participación, el intercambio, bibliotecas online y foros de consulta por materia.

Según Morán el triángulo didáctico siempre son los docentes, el alumno y el contenido, “pero la didáctica online no es igual a la presencial, se dan modos diferentes de comunicación entre las personas, cambia la forma del contenido y cómo se plantea”, explica.