Tecnología - Provincia

Lunes 12 de Febrero de 2018 - 08:58 hs

Actualizado: Lunes 12 de Febrero de 2018 - 10:29 hs

Rosario inauguró el acuario más grande de Argentina

Se trata de un centro científico, tecnológico y educativo. Conocelo en la nota.

El gobernador Miguel Lifschitz inauguró este viernes el Acuario del Río Paraná, un centro científico, tecnológico y educativo único en el país y Latinoamérica

Con una inversión superior a los 200 millones de pesos, el acuario de agua dulce más grande de Argentina hace eje en tres aspectos: lo educativo, la investigación científica y la recreación.

“Este acuario es un gran homenaje a nuestro amigo el río Paraná. Es parte de uno de los proyectos de transformación de la Rosario del siglo XXI”, señaló Lifschitz, quien recordó otras iniciativas trascendentes como los nuevos parques, las grandes avenidas, el Mercado del Patio, las estaciones policiales, el aeropuerto y las escuelas.

“Este es un gran proyecto urbano, un hito que va a cambiar la historia de este sector de la ciudad, pero además de ser un gran edificio, representa un gran atractivo turístico”, adelantó el gobernador, quien estuvo acompañado por la intendente de Rosario, Mónica Fein.

"Es un lugar para venir a aprender y sorprendernos. Además de tomar contacto con la naturaleza y la ecología, es un gran centro de preservación de nuestra fauna ictícola. Es un hito que va a cambiar la historia no sólo de este sector de la ciudad, sino que además representa un gran atractivo turístico", resaltó Lifschitz

El gobernador aseguró que Rosario ya tiene los monumentos a la Bandera y a los Caídos en Malvinas, y ahora también tiene “un monumento al río Paraná”.

La inversión de más de 200 millones de pesos se materializa, no sólo en la obra de infraestructura, sino también en los sistemas de funcionamiento detrás de las peceras. Hay todo un trabajo para la conservación del agua, y las condiciones óptimas para la preservación de las especies.

Respecto al personal que trabaja en el acuario, hay un grupo de 40 residentes, que son los que están a cargo de los recorridos, 10 investigadores -incluidos becarios del Conicet-, y el equipo de administración y técnico de mantenimiento.

Las primeras visitas

Durante el acto de inauguración fueron 400 las personas que pudieron realizar el primer recorrido por las peceras de exhibición, quienes coincidieron en comentar lo asombroso y espectacular de la visita.

Desde el acuario informaron que el fin de semana de carnaval también se podrán hacer recorridas gratuitas. Los interesados se podrán acercar y retirar las entradas, será por orden de llegada y deben tener en cuenta que los grupos ingresarán cada 15 minutos y la visita dura un total de dos horas. En ese tiempo podrán conocer el parque, los laboratorios y las peceras de exhibición.

A partir del jueves 15 de febrero el costo de la recorrida será de 30 pesos, y habrá descuentos para jubilados y estudiantes.

El precio tiene relación con lo que se abona en el Tríptico de la Infancia y otros circuitos educativos de la ciudad de Rosario. En el mes de abril, comenzarán los horarios especiales para colegios.

“Este es un centro tecnológico, científico y educativo, con lo cual nosotros queremos remarcar la diferencia en la visita y que todo el que venga tenga la experiencia completa de ese recorrido educativo”, expresó la ministra de Ciencia y Tecnología, Erica Hynes, y agregó: “Es un proyecto que trabaja integralmente lo educativo y lo científico para que la gente pueda conocer su litoral, sus humedales, los beneficios que nos dan y la importancia de la conservación de esos espacios”.
 
 

 

Los espacios y la investigación

El edificio puede recorrerse en su totalidad, no sólo las áreas de muestras, sino también las específicas de investigación y laboratorio. En la planta alta se ubica la sala de muestras en un espacio continuo y un auditorio para 100 personas.

Desde este nivel también se propone un área de contemplación del paisaje del río Paraná y del Parque Autóctono.

Entre los diferentes tipos de peceras en las salas de muestras, se destacan dos tubos cilíndricos (de 3 metros de diámetro), con fondo acrílico visible desde el área de acceso en el exterior del edificio.

En la planta baja se ubican los laboratorios, las áreas de experimentación, piletones en tierra, biblioteca especializada, áreas administrativas, técnica y de servicios, y sanitarios. Hay dos laboratorios que trabajan de forma integrada, uno de biología molecular y otro de acuicultura.

“Trabajamos muy fuertemente en lo que es la genética y genómica de los peces autóctonos, en particular sobre dos especies distintivas de nuestra provincia, como son el pacú y pejerrey”, detalló el director del Acuario, Andrés Sciara.

“Tenemos estudios a través de marcadores moleculares genéticos en los que podemos distinguir a las poblaciones de esas especies, que eso implica evaluar el estado de biodiversidad genética y poder tomar mejores decisiones de conservación, y también asesorar a los productores. Por ejemplo, con el pacú podemos establecer el grado de parentesco entre diferentes especies reproductoras y con eso aconsejar sobre la mejor manera de realizar sus cruzas para la producción”, sostuvo el funcionario.

“En el laboratorio de apicultura hacemos la reproducción de los peces que mantenemos en los estantes externos y ahí podemos hacer la eclosión de los huevos y todos los experimentos en sistemas de recirculación cerrada con condiciones controladas”, detalló Sciara, y agregó: “Realmente es un laboratorio único en el país, que ha establecido relaciones con otras instituciones de Brasil, España, Uruguay y Alemania”.
 

Fuente: LT10 - Gobierno de Santa Fe