Ciencia - Italia

Jueves 05 de Octubre de 2017 - 14:30 hs

Actualizado: Jueves 05 de Octubre de 2017 - 14:31 hs

La "planta mágica" de Harry Potter produjo intoxicaciones

Las espinacas podrían estar contaminadas con atropina, una sustancia procedente de la mandrágora- El brote, detectado en Italia, corresponde a un lote fabricado en España.

La Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición, AECOSAN, informaba recientemente de un problema de seguridad causado por espinacas congeladas marca Bonduelle. El problema, según el informe de AECOSAN, podría deberse a la contaminación con hojas de mandrágora, una planta que contiene atropina, un veneno neurotóxico capaz de generar mareos, parálisis de ciertos órganos o, incluso, la muerte. Las autoridades han anunciado que, por el momento, hay cuatro personas hospitalizadas con diversos problemas, incluidas alucinaciones, malestar, mareos y otras cuestiones médicas relacionadas con la posible intoxicación. Ya se ha informado a la empresa y se espera la retirada del lote. Mientras tanto, la agencia recomienda precaución entre los consumidores.

Atropina, el veneno de la mandrágora

Las espinacas congeladas marca Bonduelle supuestamente contaminadas con mandrágora se venden en bolsas de plástico y corresponden al lote 15986504-722 45 M 63 tmc 082019, detectado en Italia, con fecha de consumo preferente del 31/08/2019. La planta contaminante, la mandrágora, posee en el momento de su floración unas hojas fácilmente confundibles con las de las espinacas, lo que podría haber provocado la contaminación involuntaria en la recogida del producto.

 

 

La sustancia peligrosa, presente en la mandrágora, es la atropina, un anticolinérgico típico de las solanáceas, como la belladona. Este veneno alcaloide produce un efecto de parálisis en el sistema digestivo o el corazón en altas dosis, ya que afecta al sistema nervioso parasimpático. También puede afectar a la vista, a la vejiga y a otros aspectos de nuestro sistema nervioso, por lo que sus efectos son fácilmente detectables. La atropina se suele suministrar a nivel médico para ciertas afecciones concretas. Sin embargo, la contaminación con este veneno puede provocar graves fallos en el cuerpo.

 

a mandrágora, como decíamos, es una planta típica de zonas con temperaturas elevadas. Aunque su uso está documentado a lo largo de la historia como parte de ritos chamánicos o por sus efectos curativos y, especialmente, los alucionógenos, la atropina que genera puede resultar peligrosa. Por ello, al igual que ocurre con otras plantas alcaloideas, su uso está más que desaconsejado. Aun así, hay quien la emplea como estupefaciente o, incluso, en cocina, ya que debidamente curada es comestible.

La contaminación ha llegado a Italia

Según informan desde la Agencia de Seguridad Alimentaria, la fabricación del producto se ha realizado en España, aunque no se ha especificado por el momento dónde fueron recogidas las plantas. Lo que sí se sabe es que el lote ha sido identificado en Italia, país que dio la alerta a través del Sistema Coordinado de Intercambio Rápido de Información (SCIRI). Los hospitalizados han sido, según trascendía la información, un padre y una madre de 60 y 55 años respectivamente y sus hijos de 16 y 18, procedentes de Milán. No obstante, por el momento, la empresa afirma que no se ha confirmado todavía la presencia de mandrágora.

Aun así, tanto los responsables como las agencias de seguridad de ambos países, España e Italia, recomiendan precaución a la hora de consumir el producto y, en concreto, los lotes señalados. La rápida actuación del SCIRI ha permitido la identificación inmediata, lo que podría prevenir nuevas intoxicaciones. Por otra parte, gracias a los eficientes sistemas de trazabilidad de los alimentos, las autoridades competentes están siguiendo el procesado y recogida de los alimentos para asegurarse de que ningún lote más sea contaminado con esta planta.

Fuente: Hipertextual