Economía - Tendencia

Martes 12 de Septiembre de 2017 - 17:03 hs

Actualizado: Martes 12 de Septiembre de 2017 - 17:05 hs

La cultura millennial está transformando la economía global

La generación que cuestiona las bases más arraigadas de la sociedad moderna.

Se habla muchísimo de esta generación: basta con escribir en Google “los millennials” para que aparezcan sugerencias como “son flojos/vagos/no quieren casarse/tener hijos”. Los medios de comunicación alrededor el mundo cuentan a diario todo lo que esta generación está dejando atrás, críticas que llegan al punto de convertirse casi en una parodia de sí mismas.

Sin embargo, todos los cambios en la vida diaria y la cultura generacional afectaron sectores que parecían muy sólidos, como la economía. Iñaki Ortega, que escribió el libro “Millennials: inventa tu empleo”, afirma que esta generación, promotora de la economía colaborativa, está cambiando la manera de hacer negocios para siempre.

Las 10 aplicaciones favoritas de los ‘millennials’

Según Rick Rieder, jefe de inversiones de BlackRock global, los millennials están tomando una postura más activa hacia el consumo a través de la economía colaborativa: prefieren alquilar a vivir con sus padres hasta poder comprar una casa, renuncian al pago de un auto y usan Uber, y en lugar de alojarse en un hotel durante sus vacaciones, reservan una habitación a través de Airbnb.

“Esta tendencia impulsa un consumo más eficiente que no necesariamente se refleja en las métricas económicas tradicionales. De hecho, los cambios tecnológicos impulsados por los millennials son solo una de las grandes tendencias que transforman la economía, aunque las estadísticas aun no lo hayan abordado plenamente”.

¿Por qué los millennials priorizan la inmediatez?

Un estudio de Goldman Sachs respalda esta idea a partir de un cambio de paradigma de los millennials: no les interesa ser dueños, sino poder acceder.

Una generación marcada por la crisis

¿Qué hace que un millennial sea millennial? Hay muchos factores, pero uno que resalta en todas partes es la crisis (lo que les acuñó el trágico título de “la generación más desafortunada”): el 2001 en Argentina y el 2008 en todo el mundo. La primera, provocó que muchos vieran a sus padres pasar de “ponerse la camiseta” de la empresa para la que trabajaban a ser despedidos sin explicación de un día para el otro.

Fabiana Gadow, directora de RR.HH y Talento de Deloitte dijo que “esto impacta en la lealtad hacia las corporaciones”. En EE.UU. también fue un golpe grande: la caída de las Torres Gemelas y la masacre de Columbine de 1999 provocaron que los millennials tomaran conciencia, en un grado mayor que las generaciones anteriores, de que vida hay una sola y tiene un final. Por otra parte, Iñaki Ortega resalta la crisis financiera de 2008 como una clave para esta generación en dos sentidos: una gran depresión financiera global y una disrupción tecnológica que nos solo provoca que las noticias se conozcan de manera inmediata en todo el mundo, sino que empodera a los millennials para buscar soluciones. “Sin crisis no existirían millennials porque no hubiera habido problemas”, afirma el escritor.

 

La cultura del trabajo millennial

La idea de disfrutar del aquí y el ahora presente en los millennials a partir de las crisis locales y mundiales acompañada de una tecnología globalizadora provocaron grandes cambios generacionales y culturales. Esto impactó en el contexto que los rodea: el consumo y el mundo del trabajo. Javier Casas Rúa, CEO de PwC, afirma que los millennials “no están dispuestos a hacer enormes sacrificios por la empresa para la que trabajan en desmedro de su vida personal. Antes las doctrinas estructurales concebían al trabajo como sacrificio. Ahora veo que muchos tienen el mismo deseo de bienestar”.

Un estudio muestra que los millennials quieren lo mejor de ambos mundos: flexibilidad independiente con estabilidad a tiempo completo. El 53% ve su lugar de trabajo impersonal y menos humano. Por este motivo, eligen cada vez más el trabajo freelance. Los millennials crecieron viendo que sus padres y hermanos mayores sabían que si trabajaban, ascendían y si estudiaban les iba mejor, pero eso no les funcionó a ellos. Forbes afirma que esto generó que el capitalismo empiece a gestar un cambio: el millennial “no está dispuesto a todo por mantener un trabajo. Prefiere un trabajo temporal para tener vacaciones o no quiere trabajar en una multinacional porque elige crear un negocio propio. Los millennials han venido a reinventar el capitalismo”.

En relación al consumo, Rick Rieder cuenta en Bussiness Insider que en la última década hubo un fuerte crecimiento en el sector de servicios del mercado de trabajo, desde servicios profesionales y de negocios hasta ocio y hotelería. “Creo que los patrones de demanda de consumo entre los millennials, incluyendo el énfasis en la calidad de vida, influyen en cierta medida en esta demanda de viajes y ocio, productos tecnológicos y servicios personales, entre otros. Esto refleja el cambio generacional hacia una economía más orientada hacia el millennial”, afirma.

Cómo se adaptan las empresas

Muchas empresas ven a los millennials como un reto por las diferencias planteadas en la cultura del trabajo entre esta generación y las anteriores.

La economía colaborativa y el uso intensivo de las nuevas tecnologías forzó a algunas compañías a cambiar su modelo de negocios. Algunos hoteles tuvieron que ofrecer una experiencia diferente para poder competir con los bajos precios y la “vibra local” que ofrece el alquiler de habitaciones colaborativo. Sin embargo, muchas empresas evolucionaron incluso en mercados sólidos: en Argentina, Voii logró crear un banco que se adapta no solo a las nuevas tecnologías, sino a la cultura y la vida cotidiana de los millennials: “Las nuevas generaciones cambiaron las reglas del juego, ya no están dispuestos a hacer dos horas de cola en un banco porque valoran su tiempo y usan su celular para todo: pedir un auto, sacar entradas, comprar cosas… y Voii empatizó con eso, no solo desde lo digital, sino desde los cimientos: nuestro modelo de negocio. Entendimos que no tenía sentido crear una empresa sobre bases que están muriendo y vimos a los millennials como aliados de quienes aprender y no como enemigos que vienen a destruir lo establecido. Llegaron para construir algo distinto, son una generación revolucionaria y Voii en esa línea vino a transformar su experiencia bancaria”, cuenta Walter Grenón, presidente del Banco Voii.

Los millennials no son la generación del futuro: son el presente. Una fuerza irresistible contra estructuras que parecían inamovibles, pero que, algunos con más resistencia que otros, de a poco se van adaptando a los nuevos cambios, a las nuevas tecnologías, a la nueva cultura… y a las nuevas generaciones.

 

Fuente: Cronista