Futbol - Ascenso

Jueves 20 de Abril de 2017 - 16:50 hs

Villalonga, el pueblo de menos de cinco mil habitantes que soñó hasta el final

Deportivo Villalonga, equipo bonaerense, sorprendió eliminando a favoritos antes de caer en el Federal C

  • Clarín

Menos de 5.000 habitantes tiene Villalonga, localidad del Partido de Patagones enclavada en el vértice sudoeste de la Provincia de Buenos Aires. La pesca deportiva y sus aguas termales son sus cartas de presentación para convocar a turistas. Y el fútbol es una actividad que, igual que en cada región del país, atrae. El Club Social y Deportivo Villalonga, fundado el 7 de abril de 1994 producto de la fusión de los clubes Valentin Vergara y Basket, es el orgullo local. Debido a una cuestión de distancias, participa en los torneos de la Liga Rionegrina de Fútbol y desde allí clasificó al Torneo Federal C, donde edificó su gran sueño.

Como la historia no sólo la escriben los que ganan, haber quedado eliminado en semifinales ante el invicto J. J. Moreno, de Puerto Madryn, tras igualar como local y caer en la vuelta como visitante, no empaña el recorrido de este modesto equipo que dejó su huella y conmovió al pequeño pueblo bonaerense.

Juan Tanque Ricagno, delantero de Deportivo Villalonga, le contó a Clarín: "Cuando empezamos en enero sabíamos que la fase iba a ser complicada. Al ser una zona de tres equipos, no podíamos dar ventajas. Nos preparamos muy bien desde lo físico, entrenando en horarios de pleno calor. Defensores de Buena Parada era un rival difícil pero por suerte pudimos sacar un buen resultado de visitantes, y tuvimos un poco de fortuna en el partido de locales con un gol en contra sobre la hora".

Con un plantel totalmente amateur, el equipo arrancó muy bien, adjudicándose el Grupo 3 de la Zona Patagónica con 3 victorias y 1 empate, con 8 goles a favor y 2 en contra.

En cuartos de final le tocó Independiente de Trelew, segundo del Grupo 2 y amplio favorito por potencial, infraestructura e historia a pasar sin sobresaltos la serie. Sin embargo, Deportivo Villalonga sorprendió derrotándolo de ida y de vuelta, repitiendo el 1 a 0 en ambos cotejos. "Sabíamos la clase de jugadores que tenía Independiente -explica Ricagno- y que por la ventaja que tenían en cuanto a lo técnico, necesitábamos sacar el partido adelante desde lo físico, corriendo y metiendo un poco más que ellos. Allá se hizo muy difícil porque nos manejaron la pelota y por ahí nos generaron muchos centros, pero nosotros fuimos contundentes en las contras que nos quedaron. En Villalonga fue distinto: no nos llegaron tanto y a medida que corría el partido nos dimos cuenta que lo teníamos dominado. No nos llegaban claro y por suerte en el final pude convertir y conseguir un gran triunfo para todo el equipo".

Justamente de ese gol, uno de los más festejados en la joven historia de Deportivo Villalonga, Ricagno -26 años y jugador del club desde los 4 en las categorías infantiles- reconoce que "fue una sensación de desahogo, nos había costado mucho llegar hasta ahí. Por ahí nos faltaron el respeto deportivamente hablando, pensaron que nos iban a pasar por arriba, y nosotros con nuestro juego pudimos sacar la serie adelante. Superar lo que habíamos logrado el año pasado era el objetivo; lo que pudiéramos conseguir después de todo eso era un plus a lo logrado".

 

En las semifinales, Deportivo recibió a J. J. Moreno, que llegaba envalentonado con una racha de ocho victorias consecutivas. Envión que frenó en Villalonga, empatando 0 a 0. Luego en Puerto Madryn, el local impuso su mayor experiencia, ganó 3 a 1, y derribó la ilusión de Deportivo Villalonga.

Ricagno resalta: "Para ese último cruce, la gente quería concurrir a Puerto Madryn pero con el tema de la prohibición a los hinchas visitantes no pudieron. Entonces estuvo el pueblo prendido a la radio para apoyarnos, y los mensajes eran concurrentes dando su aliento. Lo más lindo fue llegar al pueblo y a pesar de la derrota encontrarnos con la entrada llena de autos para recibirnos. Fue muy emocionante, todo el pueblo estaba ahí, unido por la pasión del fútbol",

"El pueblo nos acompañó siempre, en todos los partidos sentimos el apoyo que nos brindan. Es más: el club se basa en la colaboración de la gente mediante rifas, loterías y la venta de entradas en los partidos; así el club cubre la mayoría de los gastos. Nadie del plantel vive del fútbol, tenemos trabajadores de todo tipo; estudiantes, carniceros, policías, empleados de comercio, profesores, de todo un poco, Se hace todo a pulmón y con mucho sacrificio. Los dirigentes dejan un poco, o quizás mucho, de lado su vida personal y hacen un gran esfuerzo para que nosotros podamos jugar. Podés llegar a ver cualquier dirigente cortando el césped de la cancha", dice Ricagno, profesor de indoor cycle en la cercana Bahía Blanca y a punto de recibirse de profesor de educación física.

Fuente: Clarín