Salud - Caminata

Jueves 01 de Diciembre de 2016 - 15:22 hs

¿Por qué sentimos hormigueo en las piernas?

Aunque es muy poco conocida, se estima que más de 500 mil personas sufren esta patología en el país. Es progresiva e, incluso, en un gran porcentaje de casos es asintomática.

  • Imagen ilustrativa

Una actividad física tan sencilla y saludable como caminar, para muchas personas es en realidad sinónimo de dolor. El síndrome del escaparate, o la claudicación intermitente, es la expresión clínica de la enfermedad arterial periférica (EAP). Su principal característica es un dolor intenso en una o ambas piernas al caminar distancias cortas, como un incesante hormigueo, que sólo desaparece con el reposo.

Se denomina escaparate porque quienes padecen este síndrome necesitan detener su marcha cada 50 o 200 metros para recuperarse. Entonces, parece como si estuvieran observando una vidriera o una vitrina.

Aunque es muy poco conocida, se estima que más de 500 mil personas sufren esta patología en el país. Es progresiva e, incluso, en un gran porcentaje de casos es asintomática.

La causa de este dolor es consecuencia de la hipoxia local (falta de oxígeno). Marcelo Barroso Griffiths, quiropráctico, explicó que la estenosis de las vías circulatorias generan un estrechamiento del conducto, por lo que la circulación del fluido vital, la sangre, no pasa en volúmenes suficientes.

"Como suele tomar los miembros inferiores, los músculos se ponen rígidos", graficó el titular de Vertebralle.

Por otro lado, existe una estenosis del canal lumbar por un estrechamiento del conducto, lo que comprime las raíces nerviosas y genera también dolor en las piernas e impotencia funcional. Esto trae aparejado una pérdida de la movilidad articular general y por supuesto impotencia funcional.

Los pacientes con estenosis de columna en la espalda a menudo notan dolor en las nalgas o una sensación de hormigueo en el muslo o la pierna, que ocurre cuando están de pie (extensión) o caminan.

Para el especialista, es importante diferenciar si la dolencia o síndrome es de etiología eminentemente circulatoria o neurológica, ya que son muy parecidas pero con compromisos diferentes cada una de ellas.

Tratamiento. Respecto de las opciones terapéuticas para tratar esta afección, Griffiths señaló que van desde la cirugía cada día menos invasiva, la ejercitación y la quiropraxia. Un ajuste quiropráctico específico descomprime la presión, restableciendo el flujo normal sensitivo y circulatorio, dotando de movilidad articular a la zona, reduciendo el edema y el dolor y mejorando la calidad de vida de manera natural.

Causa

* La causa de la Enfermedad Arterial Periférica está en una descompensación o desequilibrio entre la reserva de oxígeno del músculo y la cantidad que realmente necesita para realizar un esfuerzo.

* Los pacientes suelen presentar un endurecimiento y estrechamiento de las arterias que irrigan pies y piernas.

* La reducción del flujo sanguíneo provoca que no llegue suficiente sangre y oxígeno, provocando dolor al caminar.

Síntomas

* Dolor lumbar y en miembros inferiores.

* Hormigueo en las piernas.

* Pérdida de fuerza al caminar.

* Empeora al caminar en bajada.

Para tener en cuenta

» Es sumamente recomendable abandonar el hábito de fumar, el alcohol, y el sedentarismo.

» Buscar una actividad física en lo posible sin impacto, que pueda reponer el calibre de los vasos y componer el sistema circulatorio.

» Cuando comience el dolor, descansar de tres a cinco minutos para volver a reanudar la marcha.

» Usar medias que no ejerzan presión en las piernas.

» Elevar la cama para estimular la circulación sanguínea en las piernas.

A caminar

Caminar durante media hora, al menos tres veces a la semana, favorece la circulación y evita los dolores musculares.

Fuente: Día a día