Colón - Por Gustavo Mazzi

Jueves 28 de Enero de 2016 - 23:31 hs

Actualizado: Lunes 14 de Marzo de 2016 - 18:18 hs

"Alegato en defensa del pibe Conti"

Señores del excelentísimo jurado futbolero santafesino: me presento y expongo ante ustedes con la intención y esperanza de que hagan lugar a mis fundamentos. Muchos están condenando por estas horas a un honesto hombre, de ser poco menos que un “vende patria”. Objeción Señoría! No se puede acusar de manera infundada de semejante canallada  a un humilde pibe de barrio de apenas 21 años, "Sabalero de ley".

Primero quiero decir que defendió siempre con honor esta camiseta.  Se ganó el respeto por capacidad y por dignidad. Tiene grabado en su ADN los colores rojo y negro, y como si esto fuera poco, su familia política es tanto o más colonista que cualquiera de los que hoy se arrogan el derecho de sentirse ofendido por su simple deseo de progresar.

Quién, de todos los que lo juzgan no pretendería un ascenso laboral, sabiendo que su profesión es muy corta. Además, jamás ofendió al club,  a las personas y mucho menos a su hinchada. Sólo mostró sus intenciones de dar el gran salto, luego de rechazar sistemáticamente ofertas de Newells, San Lorenzo, Independiente y otras, porque no estaban a tono con las pretensiones de la dirigencia.

Aunque él no lo necesite, salgo en defensa de un joven muy serio y respetuoso, con el que no tengo ningún vínculo más que el laboral, cuestión que me da más autoridad moral para salir en su defensa y poner la cara por él, aunque no lo necesite. No se lo puede condenar tan livianamente y comparar con tanto mercenario que pasaron con pena y sin gloria por el mismo lugar, humillando la historia y sin aportar nada.  Exijo Su Señoría, que se trate con seriedad a alguien que como pocos en los últimos tiempos, puso el pecho por esta causa en los peores momentos, incluso, siendo el menos responsable de los errores deportivos cometidos

Es cierto que la razón sin la emoción es fría, pero la emoción sin la razón confunde y oscurece este juicio. Es necesario parar la pelota y simplemente entenderlo… del mismo modo que a la dirigencia, que como pocas veces en el último lustro está defendiendo el patrimonio del club con los dientes apretados y sin deshonrar la integridad del jugador. Por eso digo, que entiendo el reclamo del pibe y aunque no comparta que deba partir ya, nadie tiene derecho a condenarlo por haber mostrado abiertamente su ilusión de ascenso inmediato.

El revuelo generó sosiego en un sector y se juzgó hoy con injusta medida la confesión de un laburante. Siempre ha sido tarea intrincada el equilibrio entre razón y emoción cuando se trata de fútbol. No aniquilemos apresuradamente a un chico que no dejará de ser “raza” por querer codearse con lo más granado del fútbol nacional y hasta internacional.

Señores del Jurado, les pido que no cometan la afrenta de condenar de manera apresurada al Sr Germán Conti, por la obvia aclamación popular después de un sincericidio hasta inocente de su parte, porque caerán en el facilismo de castigar de manera excesiva a quien no lo merece, y menos aún, si sabemos que se trata de un producto genuino “made in Colón”.

Hinchas, colegas, lectores… pedir hoy la “cabeza” del Flaco es claudicar ante la impaciencia y la intolerancia. Es seguir arrastrando a la hoguera  a todo aquel que opina distinto.

Señores, ustedes saben muy bien que Conti es un pedazo de Colón.  Sus rasgos son extraordinarios: sobrio, inteligente, intenso, sereno y trabajador. Es un tipo que habla desde el sacrificio, la voluntad y el deseo de triunfar.  Reconocer estos tiempos intolerantes en el fútbol no implica convalidarlos ni mucho menos rendirse ante el maltrato.  Si la intención es que se quede, no es necesario arremeter contra sus valores hasta llegar al desgarro. Existen otros métodos persuasivos que nos pueden eximir del insulto y la descalificación gratuita… como este mismo comentario, que sólo intenta ser un alegato en defensa de un “soñador”. 

Señor Juez, le solicito con el atrevimiento que mi licencia me confiere, absuelva de toda responsabilidad al pibe, porque "Conti, es Colón", y ruego para que reine la cordura.  “Es que si entre ellos se pelean…  serán devorados por los de Núñez”

 

* Alegato: Exposición razonada, generalmente extensa, en defensa de alguien o algo.

Fuente: LT10